31.1.11

JACK RAT

El pobre JACK RAT tiene un problema, no puede dejar de comer. Por eso siempre anda por los rincones del barco buscando suculentas ratitas con las que saciar su imposible hambre.

JACK no es muy listo, pero con unas buenas ratas en el estómago se siente el pirata más feliz del océano.

Qué asco de tío, ¿no?

Este dibujito se lo dedico a mi amiga Ana Cobos, excelente artista y compañera que nos abandona...snif!...para surcar nuevos horizontes. ¡Mucha suerte, Ana!